Son también muy populares entre los cruceristas las velas de balón, ya sean simétricos (spinakers) o asimétricos (genakers). Tanto unas como otras se utilizan con vientos portantes flojos o moderados, ya que son velas muy ligeras para que puedan embolsar al máximo y poder sacar velocidad a la embarcación cuando las velas normales resultan insuficientes.

Suelen ser velas con mucha superficie, superando a menudo el doble de la superficie de la génova. Ambas velas son muy parecidas a la vista pero cuentan con una gran diferencia que marcan la clave del uso de cada una.

Spinaker en regatas aparejado con tangón

spinaker-260x300El spinaker al ser simétrico, necesita fitar el puño de barlovento más allá de la manga del barco, requiriendo un tangón hecho firme por barlovento para fijarlo, el puño de sotavento se fija con la estota de forma normal. Esto complica notablemente la maniobra al contar con demasiados elementos de trimado. La gran ventaja de esta vela es que con ella se puede navegar a rumbos completamente de popa, ya que el barco quedaría aparejado con el spinaker a barlovento y la mayor a sotavento cual orejas de burro. Esto que puede suponer una ventaja si se domina correctamente y se cuenta con suficiente experiencia en el pilotaje del velero, puede convertirse en complicación dado lo inestable del rumbo de popa redonda, ya que cualquier giro del barco por pequeño que sea al bajar una ola por ejemplo, dejaría la vela mal trimada y desventada, y al ser velas tan grandes y tan potentes pueden hincharse bruscamente provocando fuertes tensiones en el aparejo.

Navegando con el Genaker

genaker-3-300x225El genaker sin embargo no requiere tanta maniobra, al ser una vela asimétrica, fijamos el puño de amura en la proa del barco, y la trimamos simplemente con la escota de sotavento, quedando practimante igual que una genova, solo que con mucha mas superficie y con el gratil libre sin quedar envergado en el stay. No nos deja llevar rumbos de popa tan cerrados como el spinaker, pero a cambio podemos navegar al través si la trimamos correctamente, y apurando un poco incluso también con pequeñas ceñidas.

Esta es la vela de balón preferida entre los cruceristas, ya que la facilidad de manejo justifica bien su elección.

Ambas velas se izan de la misma manera, o bien se sacan directamente de la bolsa y se hincha a la vez que la izamos, o bien se usa el llamado calcetín, que es una funda longitudinal, con la que primero se iza la vela enfundada, y una vez arriba se estira de un cabo que sube el calcetín dejando la vela descubierta, a la vez que se caza de la escota y se va trimando poco a poco. Para plegar la vela el proceso es inverso, se va soltando la escota y se baja el calcetín, hasta que queda la vela completamente enfundada, luego se suelta la driza y se recoge muy cómodamente. Del modo anterior la vela hay que ir guardándola en el saco a medida que se baja, lo cual resulta bastante mas tedioso.

Lea también:

Los tipos de velas en la navegación de crucero (parte 3, la vela trinqueta)

Los tipos de velas en La Navegación de crucero (parte 4)
Danos tu voto!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Contacta con nosotros