A todos los que nos gusta navegar disfrutamos con el placer de recorrer esos rincones secretos que las Islas Baleares nos ofrece. Bañarse en aguas transparentes, en entornos naturales y con la única presencia de las personas que nos quieran acompañar es un privilegio.

Sin embargo, debemos mantener un respeto hacia estos ecosistemas y tener en cuenta que estos mares guardan tesoros naturales desde hace miles de años.


Praderas de Posidonia


¿Qué es la Posidonia?

La Posidonia oceánica es una planta marina del mediterráneo y, además, es una de las razones por la cual la arena de la playa es tan fina y suave al tacto y de color tan blanco, además hace que las aguas de mar luzcan transparentes o de color turquesa.

Al igual que las plantas terrestres, están dotadas de raíz, tallo y hojas y producen, en primavera, frutos flotantes comúnmente conocidos como olivas de mar.

Las praderas de Posidonia localizadas entre Ibiza y Formentera son tan importantes que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco debido al trabajo tan beneficioso que realizan de preservación del entorno y al ser uno de los seres vivos más antiguos de la tierra con una edad estimada de 100 000 años.

Razones para conservarla

Las bastas praderas de Posidonia alojan una gran diversidad de seres vivos dando como resultado, uno de los ecosistemas más ricos y complejos del mediterráneo. Estos arrecifes proporcionan tanto soporte físico como una inmensa producción primaria, aprovechada por el resto de organismos que integra la cadena alimenticia como crustáceos y peces entre otros.

Además, la Posidonia es un productor natural de arena, acumulándola en fondos marinos y playas. Así mismo, estos arrecifes ofrecen una protección contra los procesos naturales de erosión provocados por vientos y tormentas y su densa cobertura de hojas, sirven como barrera para detener las partículas y hacer que nuestras aguas luzcan transparentes.

Para finalizar, estas plantas son reguladoras del CO2 y contribuyen de una manera positiva al cambio climático. Esto es debido a la elevada producción de materia orgánica de la Posidonia combinada con la lentitud que se descomponen sus restos.

¿De qué manera influye la navegación?

El impacto que el ser humano tiene sobre estos ecosistemas puede verse reflejado en:

Fondeos. Las anclas de los barcos, poniendo énfasis a los de mayor tamaño, dañan gravemente lo fondos y las praderas, además, su efecto mecánico puede desintegrar en muy poco tiempo praderas de Posidonia, siendo la recuperación de éstas muy lenta o incierta.

Vertidos. Incluso lo vertidos orgánicos, a diferencia de lo que podamos pensar, modifican física y quimicamente el entorno y, por consiguiente, alteran el equilibrio biológico del habitat. La Posidonia necesita aguas transparentes y zonas pobres en nutrientes para prosperar. El acto de verter cualquier tipo de materia al océano produciría una menor transparencia del agua y un aumento de los nutrientes en el agua.

Consejos para navegar responsablemente

✔ Los fondeos deberían ser realizados sobre zonas de campos de boyas delimitadas para este uso o sobre bancos de arena visible desde a superficie.

✔ El uso responsable de nuestras aguas implica el no verter ningún tipo de residuo al mar. Las aguas de sentina se pueden verter en las instalaciones preparadas del puerto.

Desde Papilloncharter queremos que disfrutes del mar y que conozcas esos peculiares y mágicos rincones que nuestra isla ofrece, pero de una manera responsable

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonContacta con nosotros