Montaje de la hélice de proa en un velero de alquiler.

La obra que vamos a relatar en este post, es la instalación de la hélice de maniobra, casi necesaria en barcos más de 44 pies, al menos en cuanto a barcos de charter se refiere, en este caso las hemos instalado en un velero de alquiler de Ibiza, un Sun Odyssey 51. Originalmente estos veleros suelen montar una de serie, pero en este caso no la instalaron, incluso ni siquiera tenía una preinstalación o marcas de origen.




El primer paso es seleccionar la hélice,existen varias marcas que ofrecen diferentes modelos y de diferentes potencias. Los fabricantes disponen tablas e sus catálogos para elegir con causa el modelo que necesitamos, seguramente, tras unos pequeños cálculos que proponen, tendremos más de un modelo que puede encajar, ya dependerá de la potencia que deseemos también del precio del equipo.

alquiler veleros ibiza helice de proaalquiler veleros ibiza helice de proa 2

 

 

 

 

 

 

En nuestro caso elegimos la más potente de entre las opciones, una Vetus 125-12v, de 125 kilos de empuje y motor de 12 voltios. Este modelo necesita un túnel de más diámetro que lo normal, lo cual supone algo más de dificultad para elegir el lugar, debido a que el fabricante aconseja dejar al menos la un radio de distancia entre el túnel y la superficie de agua, pero aún así, aunque algo más ajustado se podía montar.

Una vez el barco en varadero, el proceso comienza por determinar el punto exacto donde colocar el túnel que atraviesa el casco, no sólo hay que determinar la altura sobre la línea de flotación si no la ubicación interior, donde tengamos espacio para el túnel y el motor. En principio el lugar idóneo es cuanto más a proa y lo más profundo posible, dentro de las posibilidades que ofrezca el interior de nuestro velero.

A la hora de señalar el punto de montaje, en el caso del Sun Odyssey, al tener un casco muy plano quedaba poco espacio por debajo del túnel para laminarlo al casco.

Otra difultad más encontrada en el Sun Odyssey  fue, que los refuerzos longitudinales quedaban justo a la mitad del túnel, y hubo que cortarlos para relaminarlos después de colocado el túnel.




Tras una serie de medidas en el interior del velero determinamos el punto que servirá de centro del túnel, de manera quede bastante profundo. Para dibujar el recorte de casco donde irá alojado el túnel agujereamos el centro  marcado anteriormente en ambos lados, desde elexterior introducimos un útil que consiste en una barra metálica doblada por un extremo en forma de U, exacatamente abierta el radio exterior del túnel, de manera que al hacerla girar dibuja un círculo sobre la horizontal pero desarrollado en el casco, lo cual dibuja una elipse.

El siguiente paso es recortar el hueco, para lo cual, dependiendo del casco se puede hacer con una simple caladora o, en nuestro caso, al ser los cascos bastante gruesos, hicimos agugeros con el taladro sobre el contorno de la elipse, y poco a poco cortamos el agujero, lo único que hubo que repasarlos después de cortarlo por lo irregular del corte.

alquiler veleros ibiza helice de proa 11

Después presentamos el túnel que tiene un metro de largo, y marcamos por donde debemos recortarlo para que se quede al ras del casco.

Antes de laminar, hemos lijado el contorno del hueco por dentro y por fuera hasta llegar a la fibra, para asegurar una superficie de agarre de la nueva resina, lo mismo hicimos en las superficies interiores y exteriores del túnel.

alquiler veleros ibiza helice de proa 3

Y llegado este momento empezamos a laminar, primero preparamos una masilla de poliéster bastante densa con resina y aerosil, que no es más que polvo de sílice para espesar la resina hasta el punto deseado, pudiendo echar más o menos cantidad. Esta masilla la aplicamos por toda la unión interior creando un radio de acuerdo qpara evitar las esquinas pronunciadas donde las telas de fibra de vidrio no se podrían adaptar bien, y por encima de esta masilla comenzamos a laminar con un solape de unos 15 cm. Por el exterior supone algo más dificultoso ya que deben adaptarse a un ángulo muy marcado, de manera que aplicamos telas de menor gramaje que admiten mayor doblado. Fueron encoladas 12 telas por el interior y 9 por el exterior. Una vez endurecido reconstruimos los refuerzos originales hasta el túnel con espuma de laminado, y lo laminamos de forma como una sola pieza refuerzo, casco y túnel.

 

alquiler veleros ibiza helice de proa 4

El último paso de la instalación del túnel es masillar el exterior para dejarlo liso, con masilla de epoxi puesto que se trata de parte sumergida. Tras el lijado final le damos una imprimación de epoxi igualmente y por último el antifouling. Con esto concluye el trabajo de laminado.

 

alquiler veleros ibiza helice de proa 7

alquiler veleros ibiza helice de proa 12

alquiler veleros ibiza helice de proa 9

El siguiente paso fue la instalación eléctrica, que consiste en la incorporación de baterías en proa cerca del equipo, un desconectador y un fusible.

Originalmente a este lugar llegaban los cables de alimentación del molinete de ancla, el cual se alimentaba de las baterías de servicio. Ahora se alimentaran de estas nuevas baterías, y los cables anteriores servirán únicamente para traer la carga del alternador del motor a las baterías. Esto supone un gran mejora, ya que ahora el recorrido de los cables que transportan toda la potencia eléctrica ya no tiene que atravesar todo el barco, tan solo un metro y medio, evitando así las pérdidas de carga eléctrica. Además podemos aumentar la sección de cable para evitar aún más la pérdida de carga, lo cual antes suponían muchos metros de cable. Otra mejora que hemos introducido, es que tanto la hélice como el molinete sólo funcionarán cuando el motor esté encendido, esto suele ser así en barco modernos pero el nuestro no lo tenía previsto. Para lograr esto únicamente hemos cogido un cable a la salida del alternador para que alimente los mandos de control de ambos equipos.

alquiler veleros ibiza helice de proa 14

Al instalar un nuevo banco de baterías nos encontramos también con la necesidad de otra salida de carga desde el motor, y sólo contábamos con las dos originales del puente de diodos. Para resolver esto podíamos cambiar el separador de baterías por uno con tres salidas o, como hicimos, instalar otro separador en paralelo, desde donde sale el cable de alimentación de carga mencionado anteriormente.

Los cables de baterías que nos fueron suministrados eran de una sección de 150 mm2, para quien no se haga una idea los cables de la batería del coche suelen tener entre 25 y 30, así que estamos hablando de unos cables tan gordos como dos pulgares, y unos terminales igualmente grandes y difíciles de prensar. Tanto es así que la pinza que teníamos para prensar cables de batería no llegaba más que a 90 mm2, así que tuvimos que fabricar una matriz hexagonal para, con una prensa hidráulica poder prensar este tamaño de cable. Esto fue lo que supuso mas entretenimiento de toda la instalación sin duda.

Una vez todo preparado y montado llega la parte final, que es atornillar la cola de la hélice y el motor al túnel. Esta operación hay que realizarla con suma precisión, de forma que quede perfectamente alineada longitudinalmente al túnel, así que tras una buen rato de mediciones marcamos los agujeros y los taladramos con una corona. Comprobamos que ha quedado bien alineada presentando el mecanismo y haciendo girar la hélice a mano para comprobar que queda bien centrada y no toca el túnel  en ningún sitio. Cualquier pequeño error en la alineación de apenas dos milímetros habría dejado la cola girada desplazando la hélice de su centro.

alquiler veleros ibiza helice de proa 13

Y hechas las comprobaciones lo atornillados definitivamente con su buena dosis de sikeflex por ambos lados.

Por último queda llevar el cable del mando hasta el puesto de gobierno, lo cual fue bastante fácil en este barco porque quedan todos los huecos bastante accesibles. Y una vez instalado el mando en un lugar cómodo para su manejo queda probar todo el sistema, y ver que gira correctamente a cada lado, podría haber pasado que el mando funciona al revés, mandando babor y girando a estribor, en cuyo caso solo habría que permutar los cables de activación del relé del motor eléctrico.

Una vez el barco en el agua resultó impactante ver con que fuerza empuja la proa, lo cual indica que estuvo bien acertada la elección de esta potencia para nuestro velero.

Ahora como barco de charter ha quedado muchísimo más maniobrable, y este verano en Ibiza seguro que lo agradecen cada uno de los clientes que vayan a navegar en este sensacional velero.




Instalación de un hélice de proa en un Velero de alquiler
Danos tu voto!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Contacta con nosotros