TRAVESIA  VALENCIA – ISLAS COLUMBRETES….EN BUSCA DEL GRAN MERO

 

La idea era sencilla, un grupo de amigos apasionados por el submarinismo, que juntos queríamos descubrir por primera vez los maravillosos fondos volcánicos que hay apenas a unas 28 millas de Castellón, las islas Columbretes. Aunque se trata de una reserva marina desde hace más de 20 años, son unas auténticas desconocidas para el público. El doble aliciente supone la aventura de ver el mero  Mediterráneo más grande  que dicen que habita allá, el abuelo, así lo llaman los que han tenido la suerte de observarlo, un mero de más de 30 kilos, un monstruo imposible de ver hoy en día en todo el los mares próximos debido al esquilmamiento producido por la pesca deportiva .

Columbretes-illa-grossa-1024x713

Empezamos por localizar un Velero para poder pasar tres días en las islas viviendo a bordo, ya que no es posible hacer vida en las islas. Nos recomendaron varias empresas y nos decidimos por un barco de 15 metros que podía albergar cómodamente a las 8 personas que viajaríamos. Una vez contactamos con ellos planeamos todo a conciencia, la elección de todo el material de buceo y la instalación de un compresor para poder rellenas las botellas.

La aventura empezó un viernes por la tarde, embarcamos todos los víveres y materiales en el barco y nos dispusimos a pasar la noche en el mismo puerto para salir a la mañana siguiente sobre las 5 de la madrugada. Calculamos unas 5 horas a una media de 7 nudos de acuerdo a la previsión del viento.

La travesía resultó ser una auténtica gozada, tuvimos viento de través prácticamente toda la singladura, lo que nos permitió relajarnos y disfrutar del avance plácido y erguido del velero mientras pensábamos ya en los fantásticos fondos submarinos que esperamos ver… y como anticipo al espectáculo marino la visita de decenas de delfines al amanecer nos dejó a todos con la boca abierta.

 velero-navegando-a-columbretes-1024x688

 

A unas 10 millas ya distinguimos la majestuosa presencia la isla grande, una antigua chimenea de volcán que emerge del fondo y que con su forma de herradura sirve para el fondeo con boyas dentro de la reserva.

Empieza la gran aventura, una vez identificados por los guardas de la reserva nos dirigimos rápidamente a nuestro destino, la isla de la Forada u Horadada, está a unas dos millas de la isla grande y es la morada del gran mero del que tanto hemos oído hablar, El Abuelo. Nos amarramos a  una de las dos boyas sobre las tres de la tarde y nos disponemos a equiparnos con la emoción de la inmersión en los nervios. Sabemos por lo que nos han dicho los entendidos, que al abuelo solo se le puede ver al atardecer en la parte noreste de la isla, si tenemos suerte ya que no siempre aparece.

Empezamos la inmersión, corvas, langostas, castañuelas, morenas, nudibranquios, doradas, dentones, multitud de bancos de pequeños peces típicos de las islas, espetones, peces aguja, boquerones, salpas , lisas y numerosas especies más, un espectáculo impresionante propio de un paraje protegido de la despiadada pesca profesional.

Velero-fondeado-en-Columbretes

Llevamos ya más de 40 minutos de aire a una profundidad media de 30 metros, a pesar de lo maravilloso de la inmersión, nos queda una espinita clavada, seremos unos de tantos que no tendremos la oportunidad de ver al Abuelo..? Nos damos la señal de volver y de repente, como si el lo hubiera adivinado, aparece debajo de nosotros ocupando toda la presencia del momento, se posa cerca de nosotros, nos observa… nos mira curioso como diciendo… ya que habéis llegado hasta aquí dejadme que os analice. Es impresionante, tiene el descaro y a la vez la prudencia de sentirse dueño de su territorio, nos estudia, nos da una serie de pasadas y al notar nuestra emoción se sumerge hacia las profundidades de nuevo. Todos nos miramos en seña de complicidad y de júbilo, nos reconocemos en los ojos la gran suerte que hemos tenido. Iniciamos el ascenso y una vez en el barco, ya cenando, descorchamos nuestra mejor botella de vino para brindar por el pez más hermoso jamás visto por nuestros ojos.

Buceo-columbretes

Las islas columbretes, las mejores inmersiones, los mejores compañeros,  una experiencia que se queda en la memoria por siempre.

Nos quedamos con una frase esa noche…. la vida es muy corta para vivirla a medias….

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies